viernes, 24 de marzo de 2017

A mí no me va a pasar - Consejos de seguridad antirrobos



Pensar que “Nunca me ha pasado; nunca me va a pasar” es un foco rojo que prepara el camino para aquellas personas que se dedican a robar casas o negocios. Todos conocemos historias de familiares o amigos a quienes ha robado o asaltado, pero ¿Estamos preparados en caso de que nos llegue a pasar?
La ocasión hace al ladrón. ¿Sabías que más del 70% de los asaltos y robos no son fortuitos, sino planeados? Existen diversas formas en que los ladrones preparan un atraco. Algunas veces lleva días o hasta semanas elegir a la víctima perfecta.

La víctima perfecta se llama: casas o edificios solos.

Aunque todos hemos escuchado historias en donde la violencia toma parte, la verdad es que a la inmensa mayoría de los ladrones no les gusta enfrentarse innecesariamente con sus víctimas, pues elevan su posibilidad de cometer errores, aumentan el riesgo de salir lastimados y se enfrentan a condenas mucho más severas.

Es por eso que las bandas de ladrones (que usualmente no tienen más de cuatro o cinco miembros) observan las casas o negocios que pretenden robar por algunos días. Tratan de aprender los movimientos y horarios de los habitantes o trabajadores, para después esperar el momento perfecto y atacar.

La gran mayoría de los robos a casas y negocios en México ocurren cuando no hay nadie. Los ladrones, si ven que la casa está vacía, suelen dejar papeles o volantes en la puerta. Si al otro día el papel sigue allí, entonces tienen la certeza de que no hay “moros en la costa”. Entonces entran a la casa y, a sus anchas, roban, escapan y venden todo en menos de veinticuatro horas.

Pon atención a estas señales en tu casa o negocio. Son invitaciones para los ladrones.
  • Papeles y volantes en la entrada. Ten cuidado de que se retiren todos los días. Si vas a salir de viaje o en fin de semana, pide a alguien (como a un vecino de confianza) que retire volantes y periódico.
  • Entrada mal iluminada y oscura. Los ladrones prefieren actuar si no pueden ser vistos o reconocidos. Mantén siempre esta área bien iluminada.
  • Rayones o marcas en tu pared. Si aparecen marcas con tiza, marcador o spray en tu propiedad, tómales fotografía, límpialas inmediatamente y da aviso a la autoridad o a tu compañía de seguridad. Pueden ser avisos de las bandas sobre la situación de tu casa.
  • Cerraduras simples. Si un cerrajero puede abrir una cerradura en segundos, un ladrón también podrá hacerlo. Busca cerraduras de seguridad y refuerzo.
  • Fácil acceso a patios o ventanas. Revisa tu propia casa. ¿Qué tan fácil es brincar la barda o escalar la pared? Si tú puedes hacerlo, ellos también podrán.
La seguridad empieza con hábitos sencillos de seguridad. No dejes que alguno de estos errores termine con tu tranquilidad. Ademas refuerza la protección de los tuyos y tu propiedad apóyate en los Sistemas de Seguridad CCTV.

No hay comentarios:

Publicar un comentario